Economía Plateada: cuando la experiencia no envejece

6 de Enero de 2022


El 18% de la población chilena tiene más de 60 años y todo indica que esta cifra seguirá en aumento, provocando un cambio en la fuerza laboral. Por esto nace un ecosistema que busca insertar a las personas mayores en la economía, partiendo por el trabajo 60+. Hoy, distintas empresas están implementando iniciativas para que este segmento etario se mantenga activo en su vejez.

Por Sofía Larraín (Reportaje realizado en Taller de Periodismo Escrito de la Facultad de Comunicaciones UC)

Gisela Elher es tecnóloga médica e inmunóloga. Fue docente de la Pontificia Universidad Católica de Chile por 13 años y hoy tiene su propio emprendimiento, “Celicias”, una empresa de panes sin gluten que distribuye a 100 locales a lo largo de todo Chile y con una producción de 500 panes al día. Ella es una persona mayor, de 66 años.

Según cuenta, el lugar donde trabajaba decidió desvincularla tras cumplir 60 años, pese a tener una salud mental y cognitiva intacta. “No es que queramos jubilar a los 60”, expresa.

“Celicias” comenzó luego de jubilar. Su pensión era muy baja, y la necesidad económica la golpeó. Debía hacer algo. “Si no era esto, iba a hacer otra cosa”, comenta entre risas.

Se puso a cocinar tras el diagnóstico de Celiaquía de su hija. Según cuenta, la escasez de productos por esta enfermedad y su mal sabor, especialmente en el pan, la motivó. Ella vio una oportunidad de negocio.

Estuvo un año “del horno a la basura” hasta encontrar la fórmula perfecta para sus panes y buscó financiamiento. Postuló al fondo Abeja de SERCOTEC y el Semilla de CORFO, pero no triunfó debido a su edad, según cuenta.

“No se cree en el adulto mayor. Se piensa que somos personas que ya no estamos capacitadas para crear ideas diferentes, que nos hemos atrofiado”, confiesa Gisela con resentimiento al recordar las puertas que se le cerraron por su edad.

Pero Gisela salió adelante. Invirtió sus ahorros en su emprendimiento. Compró batidoras nuevas, un horno y demás utensilios, además de traer harina de Australia. Hoy cuenta con 8 trabajadores y distribuye a todo el territorio nacional con 66 años.

Actualmente, no solo sigue con su emprendimiento por necesidad, sino que también por desarrollo personal y por querer mantenerse activa, de “generar algo con sentido. Casos como el de Gisela se han multiplicado en nuestro país, apareciendo un nuevo concepto: la Economía Plateada.

Economía de canas

La economía plateada, en palabras simples, es un ecosistema de creación de servicios para, con y desde las personas mayores. Estos van desde productos, pasando por el trabajo hasta el emprendimiento. Es decir, es poder integrar a las personas mayores a nuestra sociedad de una manera activa.

En Chile, el 18% de la población tiene más de 60 años y se estima que para el 2050 el 33% de los chilenos entren en la categoría de adulto mayor, según el último informe de Grupo BID y la encuesta CASEN 2020. Está claro que Chile es un país que seguirá envejeciendo, lo cual significa un cambio en la economía y en la fuerza laboral, que ya se está reflejando.

En el trimestre de marzo – mayo 2021, el 27,9% de la población mayor de 60 se encontraba en el mundo laboral, según el reporte “Nuevas realidades del trabajo 60+ en pandemia” del Observatorio del Envejecimiento de la Pontificia Universidad Católica.

“Hay que entender que todos los seres humanos somos diversos y distintos, especialmente en la vejez. Hay personas que se van a sentir cansadas en los 60 y otras que se sienten activas.”, explica Paulina Pozo, directora ejecutiva del Laboratorio de Vejez y Envejecimiento de la UC, SeniorLab UC.

La Economía plateada no sólo abarca un área en específico, sino que es multidisciplinario: salud, dependencia funcional, ahorros, pensiones, vivienda, movilidad, conexión, educación, fuerza laboral y emprendimiento son algunas de las áreas que abarca. Busca generar servicios y productos pensados en las personas mayores. Por ejemplo, el programa “Aprende junto a SENAMA”. Éste pretende enseñar a las personas de la tercera edad a utilizar las redes sociales.

Este concepto ya cuenta con referentes internacionales como Japón, en donde el mercado de la Economía Plateada representa la mitad de todos los consumos del país, mientras que, en la Unión Europea, este ecosistema económico ha crecido hasta EUR 3,7 trillones. En Chile se pretende llegar a algo similar.

“Uno a los 60 años no se siente diferente que a los 40 o los 45. Obviamente tienes más arrugas, pero todo lo que es la mente y los sueños, siguen exactamente igual que hace 15 o 20 años atrás”, explica Gisela.

Si bien la Economía Plateada recién comienza a asomarse en nuestro país, ya existen iniciativas consolidadas que buscan aportar desde alguna arista, como SeniorLab UC, el primer laboratorio de innovación social en vejez y envejecimiento en nuestro país. Asimismo, el envejecimiento demográfico inminente ha obligado a las empresas a reinventarse, pensar en políticas que incentiven el trabajo 60+, o que capaciten a sus trabajadores, de tal forma de que puedan seguir laborando.

Y las empresas tampoco se han quedado atrás.

Mundo empresarial

Dentro de las compañías que han tomado esta iniciativa se encuentra Empresas SB, el grupo de retail y belleza que compone Salcobrand, DBS, Preunic, entre otros. Actualmente cuentan con un programa de inclusión y diversidad, donde están presente los adultos mayores, siendo Ivonne Puglisevich de 65 años, directora del instituto de belleza de Preunic, quien los representó en un inicio (2019-2020).

“Nos dimos cuenta que a muchas personas 60+ se les acaba el mundo al dejar de trabajar. De ahí nació la idea de que hay que prepararlos, y nacieron acompañamientos”, explica Ivonne.

Dentro de su plan de inclusión, esta compañía se ha centrado principalmente en la preparación de las personas mayores para su jubilación. Si bien, como cuenta Ivonne, en SB no discriminan por la edad ni presionan a la hora de jubilar, decidieron crear manuales de acompañamiento, donde muestran a sus trabajadores las posibilidades que hay después de la jubilación, cómo emprender, viajar, ahorrar, etc.

Por otro lado, han comenzado con políticas que incentiven el trabajo, como ajustes de jornadas respetando el salario en caso de que su trabajador lo necesite, además de impulsar iniciativas como “Vuelve a la Farmacia”, donde abrieron puestos para químicos farmacéuticos jubilados, prometiendo jornadas de 5 horas diarias.

Es el caso de Arturo Siglic, un hombre de 80 años que es auxiliar de farmacia en Salcobrand de Viña del Mar. Lleva 24 años trabajando en la venta de medicamentos, pero cuando comenzó la pandemia no pudo adaptarse al nuevo sistema digital. Afortunadamente, la empresa decidió hacer un reajuste de su puesto de trabajo, respetando su salario.

“Para nosotros, la última opción es que él se vaya, y para él también es inviable irse, entonces siempre antes de una negociación de salida, hacemos un reajuste”, explica Cristina Yañez, jefa de sostenibilidad de Empresas SB.

Arturo sigue trabajando en Salcobrand, a unas 3 cuadras de su casa, lo que le permite irse caminando desde su departamento hasta el local. Cuenta con un horario de 30 horas semanales repartidas en turnos de 10 am a 2 pm y de 3 a 5 pm y con los domingos libres.

“Me gusta trabajar, me hace sentir útil. Mientras me la pueda, voy a seguir”, expresa Arturo con entusiasmo.

Hay que tener en cuenta que las razones que tienen los adultos mayores para trabajar son muy variadas. Puede ser por necesidades económicas, como una baja jubilación; o por algo más personal, como el sentimiento de utilidad. Por esto mismo nace Senior Talent, organización creada hace tan solo cuatro meses atrás y que busca hacer “match” entre las empresas y personas mayores. El sistema es online. El adulto mayor sube su “perfil” a la plataforma de Senior Talent, mientras que la empresa propone una oferta laboral. Ahí se hace “match” y la persona mayor se contacta con la empresa.

La iniciativa está enfocada en profesionales jubilados o aquellos que tengan más de 50 años y que buscan seguir trabajando en asesorías y mentorías, es decir, que desean trabajar con un horario flexible. Actualmente cuentan con 400 profesionales registrados y ya han realizado cuatro match exitosos.

“Hay algo que me preocupó mucho. De alguna forma estas personas, estos profesionales, iban perdiendo su autoestima, la credibilidad en ellos mismos, la confianza. Empieza una desesperanza porque creen que ya no tienen nada que aportar a la vida, a la economía o a sus familias y esto trae una consecuencia emocional”, declara María Elena De la Sotta Lorenzi, directora ejecutiva de Senior Talent.

Para María Elena, así como para Paulina, directora de SeniorLab, los adultos mayores son necesarios en el ambiente laboral por toda la experiencia que pueden aportar. La generación de profesionales 60+ no solo tiene una basta trayectoria laboral, sino que también ha tenido que adaptarse constantemente a nuevas tecnologías, lenguajes y formas de trabajo.

“Si hay algo que se ha probado, es que aparte de la flexibilidad, son gente que tiene mucha guerra en el cuerpo. Creo que es una tremenda oportunidad poder optar a ese talento en el formato que acomoden con el profesional”, declara María Elena.

Este es solo el comienzo. Cada vez son más las compañías que han visto el valor de la experiencia, dejando de lado prejuicios, por ejemplo, Abastible o Unilever, quien lanzó recientemente su programa “Sentenials”.

Un ecosistema en crecimiento

Debido a que la Economía Plateada sigue siendo un concepto muy nuevo, no existen hasta el momento lineamientos claros sobre cómo deberían actuar las distintas entidades y empresas. Sin embargo, ya son varias las iniciativas que intentan abordar el problema. Como SeniorLab UC, que se encuentra realizando un modelo de acompañamiento para las empresas.

“Este modelo, además de explicar qué es ser una empresa amigable con la edad, muestra el camino y las acciones que pueden llevar a ello, facilitando las decisiones”, explica Constanza Contreras, coordinadora general de SeniorLab y encargada del modelo.

Asimismo, el área científica ya puso el foco en este segmento etario. Dictuc, el Centro de Aromas y Sabores de la escuela de Diseño de la UC, junto con INACAP, la UC, y DESUC, dirección de asuntos sociales; crearon Senior Foods, un estudio sobre hábitos alimenticios de las personas mayores, arrojando las preferencias y dificultades de este segmento al manipular ciertos envases.

En el área de los servicios, existen diversas iniciativas, algunas más consolidadas que otras. Como Travesía 100, una empresa B que busca dar vitrina e impulsar emprendimientos innovadores de personas 60+, o la fundación Conecta Mayor que creó un dispositivo adaptado a las personas mayores, además de una central de acompañamiento donde los adultos mayores pueden hablar con alguien al otro lado de la línea.

Por último, pero no menos importante, existen campañas sociales como “Voces Mayores” que intentan concientizar la relevancia de poner a los adultos mayores en el centro de la conversación hacía la carrera presidencial.

Los expertos, como Carlos Román, coordinador de desarrollo del Laboratorio de Innovación Social de la UC, creen que la Economía Plateada y toda esta red que se está formando, estará instaurada en nuestro país para el 2030. “Estamos obligados. Aunque no lo queramos, la población aumentará en edad”, enfatiza Carlos.

Sin embargo, todos los especialistas coinciden que, para lograr una consolidación como Japón o Reino Unido, primero se debe solucionar el factor de necesidad económica. “Una persona mayor debería tener la facilidad de emprender y trabajar hasta la edad que quiera, porque quiere, no porque termine a fin de mes agobiada con las deudas, como ocurre en la mayoría de los casos”, explica Carlos.

La Economía Plateada aún tiene mucho camino que recorrer. Actualmente no hay datos que muestren cómo se está desarrollando todo el ecosistema en nuestro país, pero existen personas como Gisela, quien hoy es parte de Travesía 100 y da charlas sobre emprendimiento para motivar y orientar a más personas que como ella, quieren emprender, ya sea porque su jubilación es baja, o porque desean desarrollarse personalmente. “Tu esencia como ser humano no se altera con la edad”, declara.

Gisela no sabe cuándo dejará Celicias. En un futuro quiere delegar sus responsabilidades a un tercero, un posible socio o socia, pero no tiene planes más allá, afirma que el tiempo decidirá.


Comparte esta publicación

local_offer Etiquetas
Reportaje

Sigue Explorando

“Revalorizando el Talento Senior”: Abastible crea red de mentores para potenciar su programa trainee

Noticia

SeniorLab UC y falabella.com invitan a mejorar las habilidades digitales de las personas +70

Noticia

Personas mayores serán el motor de la nueva economía en Chile