La era de las personas mayores

30 de Noviembre de 2022


Por Constanza Contreras Torres

Coordinadora Ejecutiva de SeniorLab UC

Cada 1 de octubre conmemoramos el Día Internacional de las Personas Mayores, fecha promovida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desde 1991 y que se extiende durante todo el mes. Este hito, surge como una manera de destacar la relevancia del cambio demográfico en la población mundial, haciendo un llamado a la creación de nuevas políticas y programas que beneficien a este segmento etario. Este año, el lema fue “La resiliencia y las contribuciones de las personas mujeres mayores”, con el fin de darles voz y reconocer su aporte a la sociedad a lo largo de la historia.

Tras haber finalizado el Mes de las Personas Mayores, nos alegramos de que el envejecimiento de la población a nivel mundial y nacional sea un tema cada vez más relevante en la agenda pública. Sin embargo, aún queda muchísimo que avanzar para transitar hacia la construcción de futuros más sostenibles y amables para este segmento etario. 

Durante octubre se hicieron múltiples actividades con el fin de rebelarse contra el edadismo, valorizar la experiencia y el talento senior, visibilizar las oportunidades que se desprenden de la Economía Plateada (aquella que satisface de las necesidades y demandas de las personas mayores), y promover una visión de vejez diversa, entendiendo que el desafío radica en trabajar en la eliminación de estas miradas negativas: quienes han crecido con estos relatos estereotipados, terminan por construir el “cómo se debe vivir la vejez”, reproduciendo sesgos de discriminación y exclusión. 

Precisamente, para apoyar el desarrollo de futuros sostenibles que integren a las personas mayores en la sociedad, es que SeniorLab UC organizó la “Semana de la Economía Plateada”, serie de charlas y encuentros que buscaron posicionar a la también llamada “Silver Economy”, como un tema relevante en el contexto nacional, entendiendo que la principal dificultad radica en los escasos espacios que se construyen para este segmento etario, así como las miradas edadistas que aún persisten en la sociedad. En ese sentido, esta semana buscó mostrar que las personas mayores pueden ser la clave de la economía del futuro, poniendo en relevancia las oportunidades existentes, tanto para el mundo público como privado. 

En la cita, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), institución que ya en el 2020 publicó “La Economía Plateada en América Latina y el Caribe”, expuso cómo en Chile existen esfuerzos incipientes, pero muy valorables, por trabajar la temática, abriendo espacios para nuevas oportunidades, tanto para las personas mayores como para el entorno emprendedor y empresarial. 

En ese mismo sentido, y desde una perspectiva más global, Keren Etkin, autora del bestseller The AgeTech Revolution: A book about the intersection of aging and technology, nos habló sobre la  importancia de diseñar productos y servicios con y para las personas mayores, incorporando la mirada de este segmento en la elaboración de estas soluciones. 

Sobre la base de lo anterior, ¿cómo avanzamos hacia un ecosistema de innovación, emprendimiento y empresarial que comience a mirar y valorar a las personas mayores?

Probablemente, el primer paso tenga que ver con entender que un ecosistema de innovación, según Horowitt y Hwang (2012), se conforma como “una red social, que funciona como un sistema biológico, dentro del cual las personas minimizan costos de transacción causados por distintos tipos de barreras sociales”. Esto indica que, tal como lo hacen los sistemas biológicos, no se puede dejar a ningún elemento fuera, puesto que ello generaría fallas. Es decir, dejar fuera del ecosistema a un segmento demográfico creciente a nivel social (y poblacional), puede potencialmente generar errores importantes en el ecosistema existente, los que, si no se subsanan a tiempo, pueden terminar por derrumbar todo lo construido al respecto. 

Los mismos autores destacan que los factores críticos que fortalecen los ecosistemas de innovación humanos son: diversidad de talentos, confianza por encima de las barreras sociales, motivaciones que están por sobre la racionalidad cortoplacista, entre otras. Si unimos a esto la experiencia y motivación que las personas mayores entregan a los espacios, nos encontramos con que la única manera de avanzar hacia un ecosistema de innovación, emprendimiento y empresarial sostenible en el tiempo, es mirando al segmento etario que hoy en día se ha dejado de lado. 

Para enfrentar los desafíos y aprovechar las oportunidades que nos ofrece la Economía Plateada, se requieren esfuerzos provenientes de los diferentes sectores de la sociedad. No es suficiente conmemorar un día establecido desde un organismo internacional. Tampoco lo es la realización de actividades que se centralizan en un mes del año. Lo que se necesita es el trabajo constante, participativo y significativo, desde la academia, las empresas, el mundo del emprendimiento y el Estado, con miras hacia el desarrollo de una sociedad que no se fije en la edad de los individuos, sino en las capacidades, habilidades, motivaciones y experiencias, evitando aplicar esquemas que economizan el conocimiento de las personas de acuerdo a categorías que ya no son aplicables.

Columna publicada originalmente en El Mostrador.


Comparte esta publicación

local_offer Etiquetas
Opinión

Sigue Explorando

Noticia

1° Cumbre de la Economía Plateada contará con el apoyo de Corfo

Noticia

Personas mayores cuentan sus vivencias y cambios experimentados con la tecnología

Noticia

Programa Link +70 iniciará talleres en abril de 2023